aproximadamente
Publicado el 09 de septiembre de 2020

Cobots: ¿qué son y qué papel tendrán en la industria 4.0?

Cobots: ¿qué son y qué papel tendrán en la industria 4.0?

El futuro es de los robots. O, mejor dicho, de los cobots. Esta peculiar especie de robots que sacan lo mejor de sí mismos en cooperación con las personas representará el 8,5% del total de los robots industriales para 2022, según datos de Statista. Pero esto no es nada: en 2027, los cobots coparán el 30% del mercado de la robótica a nivel mundial, de acuerdo con las previsiones de Interact Analysis. Estas también apuntan que China, América del Norte, APAC y la Europa del Este serán los territorios que liderarán la adopción de robots colaborativos en la industria en los próximos cinco años.

¿Qué son los cobots?

Los cobots o robots colaborativos son máquinas programables que permiten automatizar tareas repetitivas o pesadas mediante el trabajo en equipo con humanos. Destacan por su flexibilidad y su capacidad de adaptación a situaciones cambiantes, ya que, si las exigencias de la producción varían, es posible entrenarlos para que asuman los nuevos requisitos.

Los cobots ayudan a conseguir el equilibrio justo entre mecanización e intervención manual en los procesos de fabricación que precisa la industria 4.0.

¿En qué se diferencia un robot colaborativo de otros robots?

Los cobots se diferencian del resto de robots en que:

  • No sustituyen al factor humano en el desempeño de las tareas, sino que multiplican las capacidades de las personas para llevarlas a cabo con mayor eficacia y celeridad, y con menos errores.
  • Pueden (y deben) operar en espacios abiertos y compartidos con trabajadores de carne y hueso, sin temor a que su presencia provoque accidente alguno.
  • Su proceso de programación es muy sencillo, al alcance de operarios y operarias con conocimientos básicos. Normalmente, basta con realizar paso a paso con el cobot los movimientos que queremos que ejecute por sí mismo. Después, el robot colaborativo los repetirá y perfeccionará hasta garantizar la consecución del resultado deseado de la manera óptima.
  • Suelen ser relativamente livianos (menos de nueve kilos de peso) y, por tanto, fáciles de trasladar allá donde hagan falta dentro de la factoría.

Ejemplos de cobots

El manejo de mercancías, el ensamblaje de productos y el picking han sido, hasta ahora, los principales usos de los cobots dentro de la industria manufacturera, la automoción y los almacenes. Sin embargo, en los próximos años no será raro encontrarlos en ámbitos como la logística, el sector sanitario o los servicios. Algunos de los ejemplos de cobots más destacados son los que se emplean en:

  • Las cadenas de montaje. Con los robots colaborativos desciende la intervención manual en las tareas de colocación y fijado de las piezas. Los y las especialistas se centran en llevar a cabo las pruebas y los controles de calidad necesarios antes de la comercialización.
  • El movimiento de elementos voluminosos o pesados. Los cobots relevan a los operadores y las operadoras en la carga de objetos de gran tamaño y/o elevado peso. Son la solución ideal para mantener los niveles de rendimiento en aquellas empresas donde la media de edad de la plantilla va en ascenso.
  • El desarrollo de acciones repetitivas. Llevar a cabo los mismos movimientos una y otra vez puede causar lesiones y un deterioro físico prematuro. Los cobots acrecientan el bienestar de los y las trabajadoras, reemplazándolos en las actividades más penosas.
  • La preparación de pedidos en el almacén. Los cobots pueden encargarse de recoger las mercancías solicitadas, planificando la ruta más rápida dentro del almacén; y depositarlas en la zona de empaquetado.

Un cobot se ocupa de la preparación de pedidos en el almacén

El papel de los cobots en la industria 4.0

Hemos insistido en la flexibilidad y la seguridad como fortalezas indiscutibles de los cobots. Pero estos modernos asistentes cuentan con otras virtudes que los convierten en indispensables dentro de la industria 4.0:

  • Forman parte del Internet de las Cosas (IoT). La implantación del 5G facilitará la intercomunicación instantánea de los dispositivos y, por supuesto, la de los cobots entre sí y con otros hardwares, como impresoras 3D industriales.
  • Contribuyen a descentralizar la toma de decisiones. La interoperabilidad de los robots colaborativos permite coordinar con menos trabas las reanudaciones e interrupciones de la producción, así como la introducción de modificaciones durante el proceso.

La integración de los cobots en el entorno de automatización propio de la industria 4.0 reduce costes e incrementa la productividad, además de homogeneizar y mejorar la calidad de la producción.

Etiquetas: Ingeniería

Artículos Relacionados

Usos industriales del edge computing

La expectación ante la llegada del 5G a nuestras vidas es máxima. Se nos insiste en que, con esta conexión ultrarrápida, tenemos por delante un futuro poblado de coches autónomos, ...

Topics: Ingeniería

Perspectivas de la impresión 3D industrial en la próxima década

El sector de la impresión 3D encara la próxima década con la vista puesta en recuperar el protagonismo perdido en los últimos años. Después de una época de sobreexpectación, a ...

Topics: Ingeniería

¿Cómo evolucionará la autonomía de los coches eléctricos en los próximos 10 años?

Los vehículos híbridos y eléctricos copan, a día de hoy, el 5% de las ventas de vehículos ligeros a nivel mundial. Para 2030 está previsto que este porcentaje se eleve hasta el ...

Topics: Ingeniería