aproximadamente
Publicado el 03 de junio de 2020

Revisando la Employee Centricity

Escrito por Lucía Valenzuela
Revisando la Employee Centricity

La employee centricity (EC) es un tema del que mucho se ha hablado en tendencias en recursos humanos. Quizás vale la pena repasar un poco acerca de qué es, así como tomar algunas consideraciones para reflexionar y preguntarnos cómo estamos haciendo las cosas en materia de personas en los entornos dónde nos encontramos.

Como su propio nombre indica

Para no entrar demasiado en detalle pero sí situar, os diré que, como su propio nombre indica, la EC va de poner al empleado en el centro. ¿Y que quiere decir eso? Pues a mis ojos, y creo que a los de muchos, poner al empleado en el centro básicamente consiste en que las personas pasen a ser el centro de toda la estrategia. Para ello, obviamente es imprescindible que este mantra esté interiorizado en la empresa y que, de una manera u otra, se respire en la compañía, haciendo que muchas de las decisiones se tomen en base a ello y que a los departamentos de personas se les empodere para hacer, deshacer, proponer, promover y liderar, proyectos que velen por ese tipo de gestión.

La EC se trata de una estrategia o enfoque que consiste en mejorar la experiencia empleado. Un enfoque que demuestra que la empresa la que está comprometida con el/la trabajador/a. Ventajas, muchas, pero yo hablaría más bien del ‘para qué’ de todo esto, que es; para mejorar el engagement con la compañía, a la vez que tienes trabajadores más felices, empoderados y mostrando su mayor potencial; para mejorar la relación con los clientes y para aporta mejores resultados comerciales.

employee-centricity-heart

Hay muchas maneras de aplicar una estrategia de EC, pero el primer paso siempre sería hacer un buen diagnóstico para saber por dónde empezar y hacerlo con conocimiento de causa.

Para ello, hay que lanzar cuestionarios o valerse de herramientas de medición potentes que nos permitan tomar el pulso (idealmente en tiempo real), y de manera segregada. Tener un diagnóstico nos ayuda a identificar cuáles son los momentos importantes que vive el empleado, cómo los vive en relación con la compañía, qué estamos haciendo bien, donde estamos metiendo la pata, dónde hay que poner foco, qué podemos potenciar aún más y cómo podríamos hacerlo.

Quién gestiona personas, tiene un tesoro

Las personas son el tesoro de las compañías. En ellas está la clave para que las empresas sigan creciendo (y no me refiero solamente a crecer en número). A mi parecer, la EC es como algo ya inevitable, creo que es un modelo de gestión del que difícilmente podemos huir, y si lo hacemos, probablemente nos termine pasando factura de alguna manera.

A lo largo de mi experiencia en este sector, y pensando en todas esas veces que he mantenido conversaciones poderosas con empleados/as, compañeros/as, ex compañeros/as y colegas del sector, me reafirmo en que son las personas las que hacen a la empresa, ¿Cómo no vamos a basar nuestra estrategia en ellas si en ellas está la clave de todo?

En mi opinión, son los/as propios/as empleados/as quienes crean un ambiente, una cultura, una manera de comportarse y de ser, y es gracias a ellos/as que el resto de las personas que siguen entrando, se quieren quedar. A menudo observo que, al principio, y durante un periodo de tiempo, las personas están contentas por las relaciones que forman y los equipos de trabajo con los que se encuentran, pero a la larga, se quedan por la coherencia que viven entre el ‘buen rollo’ de sus equipos y el ‘buenhacer’ de la empresa para con ellos/as.

employee-centricity-youare

El reto quizás está en que esa filosofía de gestión vaya más allá de los departamentos de personas y que, como decía al principio, la directiva y los consejos de administración aboguen también por ello. Entonces, la clave también está en hacerles partícipes y que ellos/as se conviertan en embajadores/as de la EC.

Algunas consideraciones

Si en tu empresa aun no estáis optando por un modelo basado en la EC, te dejo algunas pistas que pueden ayudarte a revisar o considerar si estás moviéndote bajo esta estrategia en materia de gestión de personas:

  • El primer paso, el más importante y sin el cual no podemos avanzar efectivamente hacia el resto: escuchar activamente, y añadiría, empáticamente. No es fácil, pero creo que debemos empezar por aquí. La escucha empática se entrena y deberíamos tomar la responsabilidad de entrenarla igual que entrenamos un músculo. ¿Te consideras un buen escuchador? ¿Escuchas empáticamente? Te animo a ver este vídeo para que lo compruebes por ti mismo/a. ¿Te ves reflejado en Patch Adams, el protagonista de esta película? De no ser así, aún tienes que seguir entrenando tu escucha.
  • Involucrar a empleado/as en el diseño de los planes. Por ejemplo, a través de focus groups y sesiones de trabajo donde compartir y escuchar (vuelve a ver el vídeo del punto anterior y observa cómo escuchas la próxima vez que tengas que hacerlo).
  • Involucrar a los Managers para generar buenas experiencias en los empleados. Para involucrarles, pueden formar parte también del diseño de los planes. Incluyo un matiz, los/as managers también deben responsabilizarse e interiorizar que son referentes para sus equipos. Si gestionas equipo, ponte el ‘gorro’ de personas y si sientes que necesitas ayuda, acude a los departamentos de personas, estaremos encantados/as de ayudarte.
  • Cuidar la relación con empleados/as y colaboradores/as. Aquí podríamos detenernos muchísimo, pero básicamente, quédate con la palabra ‘cuidar’. ¿Qué implica para ti cuidar las relaciones con las personas? ¿Qué haces para cuidar tus relaciones, bien sean laborales o personales?
  • Diseñar planes de talento personalizados y adaptados a las necesidades de cada profesional. Otra de las claves importantísimas para una experiencia empleado/a satisfactoria: personalizar, y para ello, tratar de huir del ‘café para todos/as’.

Otras no menos importantes son el uso de la tecnología, así como fórmulas y herramientas innovadoras para la gestión de personas. En estos tiempos de entorno VUCA (o mega VUCA, como le llamamos internamente entre los/as compañeros de People en BETWEEN), más que nunca hay que poner el foco en analizar qué y cómo estamos haciendo las cosas, ya que las semillas que plantemos en este momento de la verdad, serán los frutos que nos encontremos en la futura (e inminente) nueva normalidad.

 

Etiquetas: Talento

Artículos Relacionados

Una nueva cultura empresarial

Si bien, el mundo empresarial debería ser de los más dinámicos por su propia lógica interna, lo cierto es que hay ocasiones en las que cualquier cambio significa un proceso largo ...

Topics: Talento

Las claves para ser un buen líder

El tradicional concepto de jefe hace mucho que se metió en un cajón del que esperamos que no vuelva a salir. Esa imagen autoritaria, capaz de atemorizar a la plantilla en algunos ...

Topics: Talento

Teletrabajo: las 7 claves para ser eficiente

El teletrabajo es una realidad a la cual cada vez se están adaptando más empresas durante los últimos años. Si bien es algo que muchas empresas ya estaban implementado en sus ...

Topics: Talento