aproximadamente
Publicado el 09 de julio de 2019

10 claves para liderar equipos y personas

Escrito por María Antonia Carmona

Liderar personas es una gran responsabilidad, ya que has de conseguir los objetivos de tu área, departamento, organización… a través de las personas de tu equipo. Y éste es el gran reto: ¡alinear personas y organización y hacer que tu equipo sienta los objetivos y la empresa como suyos!

Pero este desafío, requiere de ciertas habilidades y competencias que te permitirán ser un buen el líder.  ¡Aquel que todos recordarán como el mejor que tuvieron a lo largo de su carrera profesional! Así que debes conocer las claves que te van a ayudar  a gestionar tu equipo y  ser un buen líder–coach.

 

10 claves para liderar equipos

1. Equipo es igual a singularidad

Tienes ante ti una suma de distintas personas, lo que es igual a: distintas percepciones de la realidad, habilidades, conocimientos, valores etc. Esto exige de tu parte un gran esfuerzo de flexibilidad y  adaptación, pero te será mucho más fácil si te centras primero en conocer a cada una de las personas de tu equipo y no aplicar “el café para todos”.

 

2. Comunica clara y frecuentemente

Tú puedes tener muy claros los objetivos, pero las “lecturas de mente” no existen y debes explicar a tu equipo: “qué, cómo, cuándo”.  Además las personas necesitan conocer los objetivos, saber que se espera de ellas, recibir información puntual sobre la empresa, resultados, tener feed-back sobre su desempeño, etc.  Entiende la comunicación como la principal herramienta de gestión. Además ¡es gratis!

liderar-equipos

 

3. El sentido común no es el más común de los sentidos

La frase: “pero si esto es de sentido común”,  se quedó para nuestras abuelas. Porque el sentido común, es el más individual de los sentidos, y lo que para uno es verde, para el otro es negro y para el otro es azul. Así que “nunca presupongas”, des por hecho…explica claramente y especifica.

 

4. Predica con el ejemplo

Ten en cuenta que tú eres el referente de tu equipo y para  ello has de ser un ejemplo de todo aquello que exiges, predicas o pides. Si pides puntualidad, llega el primero, si pides implicación implícate al 1.000 x 1.000, si pides comunicación, se tú el primero en informar,  explicar y especificar. El comportamiento del mando es el espejo donde se miran los colaboradores, por lo cual el buen ejemplo del jefe/jefa, es clave, para crear y anclar buenas conductas. Además es vital que haya una coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. El ejemplo es uno de los elementos de mayor motivación o desmotivación en los equipos.

 

5. Crea un clima de confianza

El ambiente laboral es vital en una organización. Un ambiente donde las personas puedan expresar sus ideas, propuestas, preocupaciones y temores. Eso sí, respecto a esto último, sin caer en el círculo de la negatividad. ¡Crea un equipo donde las personas quieran estar y quedarse! Es una de las primeras acciones que debes emprender dado que un mal ambiente laboral en tu equipo, puede acarrearte nefastas consecuencias.  

 

6. Equilibra la secuencia: "qué aporto - qué me dan"

Debes tener presente que cada una de las personas que gestionas está constantemente balanceando la secuencia: “qué aporto a esta organización-equipo-jefe (trabajo, disponibilidad, tiempo de ocio, esfuerzo, dedicación, etc. y qué me dan (salario, incentivos, salario emocional, etc.). Una gran parte de tu éxito como líder es tener equilibrada esta secuencia, ya que su desequilibrio es la principal causa de que las personas abandonen sus empresas.

 

7. Potencia el reconocimiento: es un valor seguro

Desarrolla a tu equipo a través del feedback positivo y utiliza el feedback negativo como herramienta de desarrollo: centrándote en conductas y comportamientos concretos (nunca en etiquetas del tipo “eres”) y termina siempre con un plan de acción.

claves-para-gestionar-equipos

 

8. Sé un líder emocional

El buen líder es el que sabe gestionar las propias  emociones y las de su equipo. Las emociones se contagian, y es necesario eliminar las malas y potenciar las buenas, para lograr un buen clima de  trabajo. Sobre todo, en situaciones de crisis en que las emociones externas causan un impacto directo en los equipos. La felicidad en el trabajo aumenta la productividad, la satisfacción personal, la autoestima y favorece la creatividad  y el interés por innovar.

 

9. Conócete y mejora

Es importante que  analices, con cierta frecuencia, tu comportamiento respecto a tus  fortalezas y áreas de desarrollo como líder del equipo. Esto implica realizar un profundo proceso de autoanálisis (desde del compromiso de cambio)  y establecer un Plan de Desarrollo, para potenciar tus  fortalezas y hacer evolucionar tus  áreas de mejora.


10. Ahora soy jefe, ¿qué tengo que hacer?

¿Y qué pasa cuando por políticas de promoción interna pasas de ser “empleado” a ser jefe y aquellos que antes eran los colegas con los que tomabas café, comías y comentabas el último partido del Barça, ahora dependen de ti ya que te has convertido en su jefe?

  • Créete tu rol

Piensa que si te han elegido a ti es porque te lo mereces: han visto en ti  un perfil adecuado para liderar equipos, así que se tú el primero en tener confianza en tu habilidades y destrezas y muéstrate seguro frente a tu equipo. 

  • Ten en cuenta que tu rol respecto a las persona del equipo ha cambiado

Especifica las reglas de funcionamiento del equipo: objetivos, funcionamiento, procedimientos, reglas, etc. hacer esto al inicio te evitará problemas en el futuro.

  • Se objetivo y no te dejes llevar por el "qué dirán, qué pensarán, etc.”

Actúa con arreglo a criterios objetivos y nunca presionado por “agradar, no decepcionar, no enfadar, no contrariar a los miembros de tu equipo (antes colegas), etc.” Ten claro que, es difícil contar con la conformidad de todos/as y cada uno/a de los/las miembros del equipo. Que tus acciones y decisiones puedan ser defendidas desde lo que “hay que hacer y es necesario” para la organización y nunca desde “lo que me es más fácil y me evita más problemas”.

  • Céntrate en las soluciones y no en el problema

Cuando tengas un problema con alguna de las personas de tu equipo, no te centres en el PROBLEMA y le des una y mil vueltas a “por qué es así esa persona”, “por qué me ha tenido que tocar a mí”, etc. Céntrate en las SOLUCIONES: ¿cómo lo podemos solucionar? y define qué acciones pueden contribuir a ello. ¡Ten muy presente que tú ahora eres el jefe y aunque la solución sea consensuada, a ti te toca tomar la decisión que sea necesaria!

  • Busca un mentor

Puede ser interesante que busques un mentor. Es decir, alguien  que dirija equipos y que sea un líder de referencia dentro de tu empresa y que para ti sea un ejemplo en la gestión de personas. Puedes pedirle consejo, orientación y seguro que todas sus enseñanzas te ayudarán día a día a ser el líder que quieres ser.

 

“Si tus acciones inspiran a otros a soñar más, a aprender más, a hacer más y ser más, eres un líder.”

John Quincy Adams 

 

Etiquetas: Talento

Artículos Relacionados

¿Cómo motivar a tu equipo?

Una vez entendido el concepto de salario emocional, tenemos que hacer una parada para adentrarnos en el mundo de la motivación. Si lideras un equipo y quieres saber cómo motivarlo ...

Topics: Talento

Más allá del salario emocional

¿Salario emocional? Seguramente hayas escuchado hablar, en numerosas ocasiones, del salario emocional en las organizaciones. Déjame adelantarte que, (spoiler alert!) este post no ...

Topics: Talento

Trabajo en Equipo: claves del Team Building

Si analizas las ofertas de las webs de empleo, así como las preguntas que te realizan en una entrevista de trabajo, puedes observar que el "trabajo en equipo" es una de ...

Topics: Talento